martes, 26 de octubre de 2010

Perspectiva equivocada

Gauzak



La perspectiva del edificio está mal.
Los ángulos son oblicuos y las curvas acaban en picos.
Pardos.

Los días se aferran a unas paredes encaladas y raspadas en ciclos interminables,
y las ventanas se empolvan con colorete barato y carmín de un solo uso.

La perspectiva está mal y no podemos culpar a Matrix.
Neo murió hace tiempo en una realidad paralela que se curva
en varios puntos tangentes
con los postigos recogidos por los arcos cuadrados que dan sombra verde.

El farol que sujeta a la pared ilumina momentos inconclusos
por decisiones dedicadas a un juego de azar en el que la ruleta rusa
tiene todo el tambor cargado de balas de punta llena.
Defectuosas de fábrica.
Como yo.
Me mí conmigo.

Llevas uniforme de camuflaje.
Te has tumbado en el polvo seco, como cada día.
Has apoyado los huesos de la calavera que rodean tu ojo
en la mirilla telescópica,
y lo has visto claro.
Has visto la luz.
Y qué oscura era.

8 comentarios:

Nómada planetario dijo...

Me encanta ese inspiración a Sabina que destila el poema.
Letras hilvanadas para sujetar la realidad sin tirantes.
Besos bajo la esfera desmedida.

Laura Caro dijo...

¿ Acaso existe una perspectiva correcta?
¿ No es todo ilusión y nosotros sólo polvo en el viento?
Un abrazo, Elena.

Maritza dijo...

Es tan subjetiva cada visión, no?
Interesante tu punto de vista (tu "perspectiva" de las cosas!)

Besitos, Elena.
Ojalá esté todo bien en tu vida. Ruego por eso.

Leo Mercado dijo...

Tu texto es como una receta de comida, donde los distintos elementos se convinana en la nada de un todo perfecto. Cualquiera podría sospechar las proporciones de cada elemento, pero sólo vos (tus manos) seriás la única que podría darle ese sabor final y único.
Me gusta leerte.
Un beso grande.

Leo Mercado dijo...

Fe de erratas: donde dice "convinana" léase combinan. (POR DIOS!)
PD: Puse un link a tu blog en el mío, como para agrandar el mundo, como para acercarnos.

Susan Urich Manrique dijo...

Eso, Leo, eso, agrandar el mundo.

Elena, esto último es precioso:
"Has visto la luz.
Y qué oscura era."

Me hizo recordar a la ceguera blanca, contagiosa, del ensayo sobre la ceguera de Saramago. Creo que toda realidad es relativa a... Veamos, un ejemplito: los personajes que creamos para nuestros textos son reales en menor grado que nosotros mismos, que los escribimos, es decir, nosotros tenemos un grado mayor de realidad, pero este grado no los convierte a ellos en algo que no existe, sino en algo relativamente menos real respecto a nosotros mismos, bueno, que se me ha enredado la cometa, lo que quiero decir es que yo al menos siempre he tenido la sensación de que el mundo, este en el que camino, es real, sí, pero a la vez siento que hay otra realidad "más real", en ésta... bueno, hay muchísimas cosas que simplemente no encajan, no terminan de cerrar. Abrazo, muchacha, no te me vayas a congelar.

Anónimo dijo...

Insisto en que si no es con bichitos no me entero....illa será siniestro pero da una luz que el primo no puede ni dormirse la siesta si la ventana está abierta.
Me encanta que escribas mientras yo hago otra cosa, o no hago nada. Me da un rollito maternal, fitetú.

Beginage

Vanesa Salazar dijo...

Elena... que belleza! "Has visto la luz, y qué oscura era"... me encantó!
Me gusta mucho, también, la fuerza con la que arrancás en el poema... es duro, es tajante, es categórico tu "está mal". Me gusta. Es provocador. Me muestra que por ahí anda una mujer que es fuerte y que habla claro. Me gusta de nuevo.
Te felicito, te sigo, te abrazo y te encuentro pronto!