viernes, 29 de octubre de 2010

Encierro

Esto son letras. En un libro.



Que me detengan.
Porque acabo con todo.
Que me tiren a un pozo y lo cierren,
que me empareden en un psiquiátrico abandonado;
enterrada viva como en el mejor relato de Poe,
acuchillada y descuartizada;
porque como pueda me pego los trozos y sigo.

Que me encierren en Alcatraz.
Que hagan vudú con la muñeca que soy
y que me echen a los perros.
O a los cocodrilos de las alcantarillas neoyorquinas.

Porque si no...
voy a abofetear a Dragó con la flaccidez de su pene,
a matricular al congreso en un internado para que aprendan a leer.
Y cuando sepan, los gaseo. Palabra.

Voy a romper la cabeza de las gordas de los súper
con sus bolsas llenas de salchichón, pasteles y cerveza
por no ser capaces de reventarse el glóbulo ocular
con las vigas de diez metros que arrastran.

Voy a quitar el carnet de padre de todos los progenitores
que no saben qué es educar a un niño
aumentando la tasa de amargados por metro cuadrado.

Voy a guardar a los sindicalistas liberados de cualquier
trabajo (excepto el de levantar el brazo en la barra)
en la mina chilena.
Para que practiquen el diálogo social.
Es que yo soy muy democrática.

No voy a dejar títere con cabeza,
porque nos los venden decapitados.
Cegatos.

Que me encierren por favor y tiren la llave.
Porque voy a abrir la boca
y con un solo grito omnipotente
me lo cargo todo.
Y aquí paz.
Y después...
ya veremos

15 comentarios:

Susan Urich Manrique dijo...

Eso, eso, voz protestataria. Me encanta, muchacha. Abrazo.

Larisa dijo...

Grítalo todo. Llama hijoputa con todas las letras a quien desees llamárselo. Yo tescucharé. Sienta de puta madre liberar la ira.

Ah, conozco torturas medievales más macabras...

Biquiños, bella

NallA ZenitraM dijo...

Buena forma de desahogarse; aunque haya que conformarse con escribir (no siempre, por suerte) y no poder gritar y golpear todo lo que se quiere (no siempre por suerte).
El problema con Dragó es que, probablemente, cualquier castigo que se le imponga puede acabar gustándole y lo convertirá en una declaración polémica que agrandará su fama, en fin, me ha gustado.
Un abrazo, Lechuga.

Leo Mercado dijo...

Ayyyy siiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!! Y cuando a vos te encierren y tiren la llave, yo enciendo el fósforo que termina de incendiarlo todo, ajjajajajajaja.
Besos.

Maritza dijo...

Veo cómo la impotencia habla por si sola...
Veo fuertes y valientes palabras marcadas con sangre, veo situaciones incontrolables...

En fin, yo sólo quiero sentir que la hablante, sea quien sea, tire lejos toda la amrgura de estas situaciones! Que encuentre su propia sanidad, que crea que la hay, en primer lugar! y la encuentre y disfrute de ella, de todo corazón lo deseo. Con todas mis fuerzas!.
Que se encuentre a si misma, se acepte, se ame y se valore mucho, PERO MUCHO como un ser especial y diferente que es.

Con todo mi corazón. Porque las palabras me han partido el alma. (Más aún cuando esperaba algo, tú sabes qué)...

Besitos y un abrazo apretadito.

Anónimo dijo...

Bendita voz que a todo llega.
Menos mal que decidiste olvidar el botón de destruir el mundo en alguna caja de cartón del Ikea en la ultima mudanza...

Petonets d'un cec ploraner i boig.

U.B.

Aida dijo...

Te entiendo a la perfección. No sabes la de veces que yo he pensado algo parecido... Pero dicen que hay que saber controlarse, aunque yo no esté muy de acuerdo...
Buenos días y un beso.
(Yo también me quedo por tu blog)

guille dijo...

Veo que te has levantado optimista.

Y con ese aire calmado que se consigue cuando se mira lo que nos rodea y nos gusta lo que vemos.

¿Lo que más me ha gustado? Esto es un libro, esto son letras.

Clara dijo...

Impactantes versos..Sin palabras, sólo me encantaría gritar contigo. "Y después...ya veremos.."
Un gusto haberte leído, gracias por pasar por mi rinconcito,
un abrazo desde Italia,

Claire

ALBORADA dijo...

Jesús.... madre mía...
Claro que hay tela por donde cortar, ya lo creo.
Sabes, nuestro Apóstol independentista José Martí dijo en una de sus frases más célebres y tristemente a veces olvidada: LA VERDAD ES PARA DECIRLA Y NO PARA ENCUBRIRLA, y después que nos encierren, o que nos llamen locas, total.

Un fortísimo abrazo y aquí me quedo, para hacerte compañía.

Aloe dijo...

Bueno Elena.

No está sola, dicen comentan que los sitios donde encerraban a la gente que decía "libertades", ya no están en activo; ahora nos dejan este espacio donde poder vomitar todo aquello que antes se decía en las calles.

Creo que ahora son más ordenados y nos controlan mejor... pero no estas sola.

Yo también me quedo por aquí.

Un abrazo.

Aloe.

Sir Bran dijo...

Espero que la única intención de hacerlo reporte beneficios...
es necesario hacerlo,
pero no siempre es reconfortante plenamente.
Aún así celebro las voces que defienden ciertos derechos mínimos.
Besos... y gracias.

Mondragón de Malatesta dijo...

¿Será rusa?, ¿quizá rumana?, qué idioma más raro habláis, eres preciosa, eres mi diosa...

Mujer, la vida es demasiado importante, como para tomársela enserio.

Un tipo dijo...

Y despierte a la gente buena, de paso.


Saludos.

Un tipo dijo...

Y despierte a la gente buena, de paso.


Saludos.