sábado, 28 de diciembre de 2013

basta


Bernard Plossu



basta de tuétano, de médula, de esencia y de centro
basta de palabra
de ronda y vuelta a rodear
de pala que entierra y oculta
de párrafo, estrofa y frase

de guión improvisado

y sabiendo que ya basta,
cómo construir desde una nada llena de esqueletos
cómo bastar si apenas hubo
                                       -siempre fue demasiado
cómo ser

basta de palabra
pero con ella

lunes, 9 de septiembre de 2013

po drí a




Irma Haselberger







podría seguir viviendo,
o dejar de hacer agujeros en oídos ajenos mientras degenero el mío

podría contar baldosas rotas,
dejarme de tonterías
o, incluso,
acumularlas los días que no se recicla

podría ser que pudiera
o a lo mejor
pudiera ser que fuera

podría,
si no fuera porque de entre todas las posibilidades
poder es sólo pudiendo


martes, 6 de agosto de 2013

cruce

Antonio Merini






… y quizás sentándome en el cruce del continuo,
en el hueco que quede entre mi mano y el polvo de camino,
pueda atisbar si el viento viene de algún sitio o si da vueltas alrededor de mí 
misma
si hay camino o si el centro se expande en círculos de cuerdas
  - deshilachadas en las posibilidades imposibles –

y quizás fingiendo una voluntad en el estar sentada
la mano y el suelo sean el mismo giro




domingo, 21 de abril de 2013

...a vol



 
Martikson

Vuelve lo cotidiano;
el vaso en la mesa,
el agua en el grifo
y la sabana arrugada
y el despertar desubicado

Vuelve la mano debajo de la almohada,
y el final del día
y el principio del cansancio
y el retorno de lo que no se atrapa

vuelve la vuelta
y vuelvo yo;
      o lo que soy o lo que fui
vuelve lo que volvía
y lo que no vuelvo

y vuelta a volver

viernes, 12 de abril de 2013

hila




 
  
Marianna di Ferdinando



de noche,
cuando el silencio muele cada ruido
en tímpanos híper estimulados,
cuando los límites se estiran y los ojos dejan de saber

y los giros son golpes
y los clavos tienen alas

de noche,
cuando un parpadeo jura la inconsciencia
que la mano reniega

cada latido empuja el ansia
cada calambre ata una certeza

y cada noche
hila otra