sábado, 18 de septiembre de 2010

Molde

miro y no me veo
escucho y no me oigo
bebo y no me trago
duermo y sólo es sopor,
respiro y me asfixio.

amontonados en desorden
mis brazos y piernas
me enfrento a la imposibilidad
de encontrar orden y concierto.

intento acalladar las voces de mi mente
con palabras escritas, imágenes de series
y sonidos de guitarras y pianos;
pero no se puede espantar
el insomnio de una mente sin freno

me repliego sobre mí misma.
mis silencios se hacen cada vez más profundos
y delatan una existencia que escondía en palabras vacías.

me encuentro en letras que mezclo
con una dislexia que me domina,
y giro siempre al lado equivocado.

rechacé el anillo de un elfo
porque me va más la Tierra Media;
la sensibilidad inmortal
me pone demasiado nerviosa.

no dejo de esperar
que pagues el rescate,
pero debe ser muy caro
a pesar de que dicen
que salgo muy barata.


Estoy sin estar,
soy siendo

http://www.youtube.com/watch?v=qzYwoKu619w

3 comentarios:

Maritza dijo...

Me sensibilizaste demasiado con tu poema.Tienes un estilo dominantemente inquisidor, introspectivo..¡que llega a "desarmar" al más firme.

Besitos, Elena.

Larisa dijo...

Al final haremos un club. Para no esperar a solas.

Sonará la música que cada una queramos.

Y nos miraremos los anillos que no nos pusieron nunca.

Y de vez en cuando lloraremos mucho.

Y alguien renegará en secreto de los poemas.

Abrazos de Sábado

Meike dijo...

Me encanta :)