miércoles, 6 de julio de 2011

Paralelos


Durden


y qué hago con tu nombre
si me persigue y me encuentra siempre escondida
en el hueco de tu pecho

cómo hago para respirar
si tu mano tensiona mi estómago y ahueca uno pulmones
que se desacompasan con tus latidos

cómo encuentro el espacio justo
para equilibrar el deseo de vivir en el segundo previo que nos mantiene paralelos
y la imposibilidad de no calcarme tus líneas en mi cuerpo

30 comentarios:

Pluma Roja dijo...

los paralelos nunca se juntan, al menos que suceda un accidente.

Desconcertante y bello.

Saludos cordiales Áuryn.

Noelia Palma dijo...

no existe paralelo, sólo la unión de vos con vos
la que sos y la que hicieron de vos

las manos que te moldearon el pecho son los latidos hasta el borde, Elena.

Larisa dijo...

Asumirlo no es rendición. Es redención.

Hace lustros que no calco por propia voluntad.

Ni siquiera sé dónde está el espacio justo.

(¿Quedamos mañana para ver a Nacho Polo y lo comentamos en el Messenger?)

Bicos sin dinero.

Maritza dijo...

"la imposibilidad de no calcarme tus líneas en mi cuerpo"...Eso ya es dolorosamente bello.

Preciosas inspiraciones,Elena.
Un abrazo grande.

Sentimentiras dijo...

Ay, qué bonito... y me viene de bien, tan en el blanco...

los espacios justos... los equilibrios...yo creo que no existen!

Curiyú dijo...

Otra vez el problema de los tatuajes indelebles.(?)

RELTIH dijo...

TENAZ NO PODER TOCAR, ES AGÓNICO.

Miquel dijo...

PLUMA ROJA ha acertado...

Emily dijo...

olvidar
cómo se pronuncia
el miedo.

TORO SALVAJE dijo...

Lo que no puede ser no puede ser.
Cuando lo aprenderemos?

Besos.

Doctora Anchoa dijo...

¡¡¡Oooohhhh!!! Me ha encantado. Muy romántico, Elena.

Belén dijo...

Es que hay gente que se nos clava en la mente a fuego, ¿verdad?

Besicos

guille dijo...

Vivir paralelos.
Imposibilidad de calcarse.

Cuando era mas joven y dibujaba unas lineas paralelas siempre terminaba por desviarme y las juntaba.
es un poco de trampa, pero ¿sirve?

Pequeña Rock and Roll dijo...

Así,
así me siento...

Escalofrío!

Sonrisas.

Tracy dijo...

Difícil, Elena, difícil.

Javier dijo...

Es un grito de desaliento.

Saludos.

leamsi dijo...

¿alguna vez has visto las lineas paralelas de la carretera perderse en una larga recta sobre el horizonte?
Al final se juntan, estoy seguro que no es un efecto óptico, estoy convencido de que con tiempo y recorrido suficiente pueden juntarse...
besos

Leo Mercado dijo...

Perdón, podrías repetirme la pregunta?

(Hoy tengo el pulso circunspecto)

Clara dijo...

Duele de un dolor feroz...el no saber que es lo que hay en el medio...

Michi Fernandez dijo...

escribes hermoso

.Amazonica dijo...

Según la geometría los paralelos no pueden juntarse nunca. Pero según la vida? el amor? Yo creo que estos no tienen reglas. Tal vez que sean paralelos no les impide nada :)

un beso

ladytacones dijo...

el hueco de tu pecho... buen escondite.

JuanRa Diablo dijo...

No más interrogantes; déjate llevar y permite que tu instinto te responda

VolVoreta dijo...

¿Y si en algún momento uno se rebela y se torna perpendicular?...el encuentro es posible, aunque dure un segundo.

Te dejo un beso Elena.

Niuqech M. dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=bxf9I69N5ZE

Lo de las líneas paralelas tiene su miga cuando se trata de dos personas, porque nunca se sabe si el paralelismo no es tal y acaba en el infinito en un punto o si el paralelismo es real y hará que nunca se junten.

soy... dijo...

Tú concava, él convexo.

No tienes de otra.

Esa imagen evoca aquello de "somos dos gotas de llanto en una canción"

Y en tu desesperación y algo de frustración, arrancas de las letras poquitas palabras, si, pocas, pero suficientes...

Gracias.

Raúl Roblero Barrios dijo...

el hueco del corazón siempre es un mal escondite, porque no hay escondite en ojos corazonados.

LuZerna dijo...

Por muy leve que sea la inclinación... al final se juntan.


Besos

Anónimo dijo...

uhhhhh¡¡¡mal sitio¡¡¡¡que lo sé yo, canija, que te veo, que te veo¡¡¡¡
Beginage.

Mae Wom dijo...

Solución: ignorar el segundo previo. Y luego abandonarse. :)