domingo, 1 de mayo de 2011

silencio a gritos

Alejandra Woodman


sólo en el ruido más canalla

los gritos en conversaciones al oido
los vasos chocando -ojosojos-
el latido en el hilo musical
las medias crujiendo
las miradas de hiena
las bocas rojas

el fuera se confunde en un muro de bichos que amenaza avanzando desde lejos tragando una realidad que digiere sin sentirlo

la masa gomosa impide la distracción en elementos separados
la voz (yo-yo) grita

arañando la garganta
rasgando los oídos
rompiendo la mandíbula
estallando el cráneo


cuando el ruido es silencio
el silencio se hace voz

32 comentarios:

Tracy dijo...

¡Qué verdad la de la última frase!.

Eleanor Smith * dijo...

"Enjoy the silence"

Qué artista Elena. Expresas lo que muchas mujeres pensamos, de forma tan pura y concisa.

Un beso o 2 *

kynikos dijo...

tu poema me ha dejado pitido de oídos... la resaca de un concierto con el bafle en la cara.
besos.

Laura Caro dijo...

Y qué terrribles pueden ser los gritos del silencio...
Mucho peores los gritos que no pueden salir que los que se oyen.
Estupendo y profundo, Elena, como siempre.
Echaba de menos tus textos.
Un abrazo enorme.

Noe Palma dijo...

te leo, Elena...
siempre!
hagan silencio, Elena se tapó los ojos y babea el hilo musical!

Nina dijo...

¡Excelente todo y esa última frase, tan cierta!

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Cuando la masa ruge yo me escapo.
No quiero hervir con ellos.

Besos.

Charcos dijo...

wow

me quedé en silencio gritando gracias

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amiga, como siempre un placer haberme pasado de nuevo por tu casa. Pasa feliz domingo.

Saludos y un abrazo.

guille dijo...

Existen gritos que no dicen nada.

Existen silencios que se oyen en el alma.

Y algunas veces, no siempre, hay tanto silencio donde no deberia, que nos obliga a gritar.

Maritza dijo...

Y es que el silencio habla siempre! Habla grave, habla profundo, ronco y agudo, según la situación...
A veces, con una templanza exquisita...
Lo esencial, en todo caso, es gritar lo que ese silencio quiere vomitar urgentemente.

Bueno tu texto, amiga. Me lo viví en cada situación que narras. Me llegó al centro del estómago. Has sentidos las palabras ahí?
Yo creo que si.

Abrazos grandes grandes.

**kadannek** dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, sobre todo con los versos finales; Pensar que el silencio es simplemente vacío es un grave error, puede ser la ausencia de algo, pero de algo importante como el bienestar, la alegría, el sentido de la vida, etc.
Hay gritos mudos, llamados de auxilio como susurros ocultos, hay una quietd aparentemente inagotable que se ocupa de disimular el caos interno.

Me gusta el mensaje que da en este trabajo.

anuar bolaños dijo...

El rumor de adentro no descansa.

Pluma Roja dijo...

Buen cierre, nada más real.

besos.

pocofre dijo...

En contra de la violencia, sea contra hombres o mujeres.

saludos

Emily dijo...

silencio, besando,
es lo que cuenta
:**

Larisa dijo...

Lo de "rompiendo la mandíbula" no puede aplicarse a Andrea Camacho, porque la mandíbula ni está ni se le espera.

Si el ruido es 'Silencio', es que tienes la canción de Rafa Pons demasiado alta.

Cuando la realidad da asco, no queda otro remedio que romperla e inventar una nueva realidad.

Lo mismito, lo mismito, pasa con la inocencia.

Beso-te.

Leo Mercado dijo...

Algo me pasa cuando te leo...

FacuZ dijo...

El final te deja mudo.
Un beso,
Facu.

Gaearon dijo...

Odiosa locuacidad la de los silencios elocuentes.

Besos maifrén :)

Curiyú dijo...

Siento que un bicho como el de Lullaby me está tragando en sus fauces, me dio un escalofrío, algo muy gomoso se aproxima...

Javier dijo...

Esos gritos de tu voz por las mirada de hiena.
Muy bien definido el miedo, con el toque surrealista de casi siempre.


Saludos.

leamsi dijo...

me quedo con el cierre,
GENIAL

"cuando el ruido es silencio
el silencio se hace voz"
Besos

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

El silencio es un axioma.
Se parte y se vuelve a él sin remedio.

Helenaconh dijo...

El texto me gusta, pero la foto, la foto es de Francesca Woodman.

J. G. dijo...

algunos o todos, los sonidos digo serían así, la foto demasiado

Ricardo Miñana dijo...

Estimada amiga, estos días parece que estan realizando pruebas en el servidor Google, y han aparecido muchas cosas raras, entre ellas mis 2 blogs aparecían como "eliminados" despues de varios intentos logre entrar en mi blog pero posteriormente vi con sorpresa y decepcion que se habian borrado muchos enlaces de blogs que seguia, entre ellos el tuyo, lo comunique a Google pero aun no me han respondido, no me queda mas remedio que ir detectando los que se borraron y volver a seguirlos,
disculpa la molestia.
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Doctora Anchoa dijo...

Agresividad total y absoluta. La última frase me ha encantado.

Pablo dijo...

"la masa gomosa impide la distracción en elementos separados"

linda imagen, angustiante

Un tipo dijo...

Sí, eso sucede cuando se descuida el Yo. Me pasa que habla mucho conmigo, por eso me grita más el exterior.


Intenso final.
Abrazos, Elena. :)

Mae Wom dijo...

A mí me sugiere ligoteo caníbal en garitos nocturnos. ;)

El Poeta Maldito dijo...

"los gritos en conversaciones al oido
los vasos chocando -ojosojos-
el latido en el hilo musical
las medias crujiendo
las miradas de hiena
las bocas rojas..."

Me imaginé la situación en un boliche o en una disco, o algo así. Muy bueno.