viernes, 21 de octubre de 2011

peluche


agencia AFP


El peluche colgaba del cabecero de tu cama
marrón como los días de barro
y era tu infancia
y era tu falsa juventud
y era tu vida anciana
y era el incesto consumado
y el sexo expuesto
eras tú
y era ella
y yo miraba



12 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Hoy me has hecho sentir miedo.
A veces los peluches no inspiran tanta ternura.
No.
Sobre todo si les falta un ojo.

Pluma Roja dijo...

Como siempre Áuryn, me sorprendes.

Besos.

Noelia Palma dijo...

habría que matar a todos los peluches, sacrificarlos en nombre de la infancia.
Elena, no ves mi mano?

Maritza dijo...

Duro, y tristísimo,amiga.
La fotografía habla por si sola.

ABRAZOS CÁLIDOS PARA TI.
Y besos.

InfusionDeLotoNegro dijo...

Uffff, que grandes sensaciones despierta tocar algo tan primigenio en nuestra vida como es el peluche, todo lo que se diga puede provocar aludes emocionales.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Algunos peluches viven en una pesadilla constante. Carajo!

Charcos dijo...

duro
muy duro


y real

J. G. dijo...

es cortante, simple en primera lectura y desgarrador en la lenta segunda, feliz noche de viernes

Belén dijo...

Los mirones muchas veces no somos capaces de hacer nada más...

Besicos

DANI dijo...

Ufff, como me has matado hoy :(

Besos guapa

...jebumarï... dijo...

o o o ! ! !

pasado no pasado no

wa!
beso

Alma naif dijo...

Fue fuerte Elena, pero valió la pena aunque cueste digerirlo!
Besos a tu alma!