sábado, 1 de octubre de 2011

pana


Brooke Shaden



mientras intento trenzar esta vida que
solo a veces
parece fingida
utilizo los calambres en los pulgares
prensibilidad animal
para reactivar un corazón
que intercambia funciones con los pulmones,
los que están huecos de todo menos de piedras
y así
puedo respirar con latidos taquicárdicos
para acumular sangre en sitios inadecuados
por eso sólo sé querer con la frente

y mientras deslizo raso de horas con los índices
acaricio pana de fríos con los meñiques
y me espero en la esquina de enfrente
intentando no verme llegar
para pillarme por sorpresa

que apagen todas las luces
que tapen todos los espejos
que rompan todos los cristales
y por encima de todo
que borren todos mis nombres



14 comentarios:

Noelia Palma dijo...

ay, la mierda Elena!!
que poema te clavaste

Charcos dijo...

impresionante

de repente he visto todo claro cual espejo recién pulido

Pluma Roja dijo...

¿Qué te digo? No hay nada que decir que no haya dicho ya, tantas veces.

Besos.

Miquel dijo...

Muy logrado ¡

emiliano dijo...

"que borren todos mis nombres"

!!

Emily dijo...

creo que sólo podemos querer con la frente.

el resto, es sangre en los lugares adecuados...

:**

Doctora Anchoa dijo...

Saber querer con la frente es tan importante como hacerlo con el corazón. Muy bonito, Elena.

Maritza dijo...

Cuánta intensidad..

Vida nueva?
Nombres nuevos?

Abrazos gigantes.

grace dijo...

Me encanta!!!

JuanRa Diablo dijo...

Si escribieras a la antigua usanza mojarías la tinta de tus propias arterias.
Eres la gran poetanatomista.

Helenaconh dijo...

¿cómo para empezar de cero?

El Joven llamado Cuervo dijo...

Eso. Borren los nombres, el corazón arrancará tarde o temprano. O no.

Daniel Casares Román dijo...

Me dejas sin palabras Elena

R dijo...

que borren todos mis nombres...