lunes, 19 de septiembre de 2011

suelo tricoloreado


Cortney Andrews


La frente se hundió con un golpe sordo
blando
duro
carne
hueso
al estrellarse en el suelo tricolor

       (me voy y no vuelvo)

en el hoyo se durmió el dedo
que araña la inconsciencia
dejando que lascas de sueños
confundidos con una realidad superpuesta
se desprenden con el sonido de un sonajero usado.

No me quedé en una confusión de puntos.
Me fui a vivir con las letras. 



16 comentarios:

la chica de las biscotelas dijo...

OH!

El Joven llamado Cuervo dijo...

Los puntos son un problema. Son drásticos, inconmovibles. Las letras suspenden por un rato el imperio del número y del punto.

Pluma Roja dijo...

Una buena decisión.

Besos.

Maritza dijo...

Es buen sitio,me parece!

Excelente texto e imagen...

ABRAZOS MILES.

Emily dijo...

dónde, si no.

que todo vuele...

besos,

Miquel dijo...

No levita...ni por sueños...

Noelia Palma dijo...

(y a dónde vas Elena? de dónde no querés volver?)

EMMAGUNST dijo...

está bien. también pienso que es una buena decisión.

un beso

DANI dijo...

Es como un guantazo caleidoscópico :)

Besazos enormes

Sarco Lange dijo...

Es la más sabia de las decisiones. La más profunda y señorial.

Abrz.

El GatoPardo dijo...

Un sonajero usado... eso da para tanto!!

Me suspendo entre puntos...

Un abrazo.

Doctora Anchoa dijo...

Me has inquietado, Elena. Precioso, pero inquietante.

VolVoreta dijo...

Tal vez algún día consiga recopilar palabras, con sus significados (directos o camuflados entrelíneas) que me acerquen a tus textos de dolor y los comprenda porque, hacerlos míos...ya lo son desde el primer día.

Me voy y no vuelvo Elena; gracias por tu tiempo.

Te dejo un abrazo...y un beso.

emiliano dijo...

"No me quedé en una confusión de puntos.
Me fui a vivir con las letras"

brillante elena.

TORO SALVAJE dijo...

Las letras siempre están.
Nunca fallan.

anuar bolaños dijo...

La voz es el túnel por donde salimos a buscarnos.