sábado, 6 de noviembre de 2010

Fondo superficial

Llamo al fondo. Y lo coge la superfície.


La madera que me clava los pies
es la que lijo con mimo.
El cable que me da descargas
es el que enchufo cada noche.
El cuchillo que me hace cortes infinitesimales
es el que afilo a media tarde.

El agujero en el pecho antes de hablar.
El vacío al rendirme a lo impuesto.
El dolor en el pecho, cuando supe lo que era;
y el de estómago cuando tomó cuerpo.

Y lo entiendo.
Encajo las razones a presión en circunvalaciones cerebrales.
La lección está aprendida. De memoria.
Las partes más importantes, subrayadas.
Hay un esquema para una mirada rápida
y un resumen para entrar en detalles.
Pero no lo pillo, hermano.

Y me exilio en el silencio de días muertos.
Rompo folios que he llenado con palabras huecas
y abro un brick de zumo
porque no me gusta la cerveza
aunque quiero que lo haga.

Y descubro que el agujero no era vacío.
Era un agujero.
Justo debajo del cuello.
Y los bordes se fueron infectando.

29 comentarios:

Unai dijo...

Bienvenida a bordo de una viaje hacia el pasado.

Espero que disfrutes por el blog.
Un saludo, Unai.

Suso dijo...

Un texto triste pero quizas te sirió de escape para soltar la rabia o la decepción, a mi me gustó la manera de expresarte. Un fuerte beso.

guille dijo...

Ni esquemas ni resumenes, hay cosas que duelen porque no se entienden.

Y. algunas veces, hemos sido nosotros mismos los que cargamos el arma que nos hiere,

No, lucha. No te rindas a lo impuesto. Haz tu propio codigo.

Algunas veces, no todas, la superficie si nos sirve para descifrar el fondo.

Somos lo que hacemos, en esa superficie podemos leer.

ALBORADA dijo...

Ay Elena, nos pasamos la vida intentando no ser electrocutados y de momento nos toma por asalto la 440, sin previo aviso, ni material aislante, otras veces le tememos a los pérfilos cortantes y tenemos que tomarlos con nuestras propias manos inexpertas, resultado final un corte limpio, certero, emanamos sangre, los bordes de la herida enrojecidos, uyyyyy, duele, y menos mal que duele, el dolor es un reflejo de los sentidos que nos dice, que aún estamos vivos...

Lástima que no me guste la cerveza.

Tomo el abrazo que me dejas en mi rinconcito, te dejo uno apretado, y seguimos...

Muy buenas letras, con ese estilo tuyo, que tanto me gusta.

Laura Caro dijo...

Definitivamente, tú tampoco eres de este mundo.
¡ Bienvenida al club!
Un abrazo enorme.

Susan Urich Manrique dijo...

Me suscribo a lo que dice Laura, muchacha. No sé, cuando te leo me pongo en contacto con cosas que yo misma pienso, siento en ocasiones (o casi todo el tiempo). Abrazo grande.

InfusionDeLotoNegro dijo...

Pero, tengo la sensación, de en algún momento (pongamos un día indeterminado del próximo año solar) tu agujero negro se llenara de nuevo con constelaciones más amables.
Y podrás interconectarlas en cadenas de palabras, (como los cromosomas pequeñitos amarillos de erase una vez el cuerpo humano), y seguramente, podrás descolgar el teléfono y contar de nuevo historias que dibujen soles sonrientes.

Leo Mercado dijo...

Auch!!!!! Es que no sabría qué decirte. Soy un hombre simple, elemental.
Uno está en el fondo del frasco, a veces; pero si mira y ve luz, uno sabe (aunque no lo crea) que el desenlace va a ser otro. Siempre.
Te abrazo.

Txema Anguera dijo...

Tras leerte, llego a la conclusión de que estás viva amiga, de que eres humana y sabes relatarlo excepcionalmente, en tu poesía.
Un placer, pasar por aquí y haberte encontrado.
gracias

Maat dijo...

Muy ameno tu blog.
Gracias por pasar por el mio.Estas siempre invitada a dar tu opinion.

Un grato saludo :)

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ufffff, que intenso.

Me encantó: "Y me exilio en el silencio de días muertos"

Bien, un abrazote.
Cuidate mucho.
Luz y magia.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Por cierto tu nombre o pseudónimo de golpe me encanta.

Aloe dijo...

Hola Elena, me he quedado clavada, pero en el otro lado.

Esto lo definiría como en carne viva, ya que solo se expresa una de esta manera, cuando lo siente intensamente.

Buen poema,amiga.

Un abrazo.

Larisa dijo...

Ni zumo ni cerveza: agua para mí, plis.

Esa memoria que no descansa. Esos días muertos que dan la lata. Tranquila, me han chivado que hay vida después del abismo. Suena a topicazo, pero me lo ha dicho el Oráculo.

Bicos sin apellidos

Jazmín dijo...

Hola Elena Lechuga. Subrayadas las partes importantes, nuestros agujeros nunca están vacíos, y por eso estamos vivos, y estás viva y escribes así...
Saludos miles.

TORO SALVAJE dijo...

Joder... que bueno.
Gracias por escribir tan bien.

Saludos.

Lexy dijo...

Tienes un espacio realmente interesante, me ha matado la frase del principio en cursiva. Me quedaré por aqui también :)

pd. y si, la foto era mia.

Maritza dijo...

Este "fondo" tuyo no es nada superficial.

Ni sé que decirte, amiga. Son tan profundas tus escrituras,y las reflexiones que siempre nos dejas (que me imagino las inspiraciones tendrán que ver con tanta gente que va a verte y hablarte sus cosas, ...o sea de los muchos que debes atender,... ¡¡¡no pueden venir todas de ti!!!...supongo...) que en general me dejas sin habla.
Y esa es mi simple verdad.
Te leo siempre, pero me pasa que no siempre puedo agregar algo que valga a todo lo escrito.

Me parecen y siempre me lo han parecido, textos de enorme contenido almático y espiritual, en todo caso.Y te felicito por ellos.
Pero me quedo sin palabras...

Te mando un abrazo apretado y un besito.

NallA ZenitraM dijo...

Yo me beberé toda la cerveza que desprecies.
Sigue triunfando, hermana.
Un saludo.

Nómada planetario dijo...

Siempre hay que sacar experiencias de todo lo andado, sin caer en el toque masoca de las primeras estrofas, el final es de un terapéutico que incita a seguir la partida.
Un abrazo.

Belén dijo...

Es un texto duro, pero he de reconocer que me engancha... como nos engancha muchas veces el dolor gratuito...

Besicos

ABEL SANTOS dijo...

Me encanta tu poesía Áurym, sobre todo este poema FONDO SUPERFICIAL. Es impactante. Lo he pillado hermana. A mí tampoco me gusta la cerveza, aunque haya estado muchos años brindando con ella. A partir de ahora brindaré con un buen brik de zumo. Un abrazo

Mae Wom dijo...

Es un texto triste pero en el que cualquiera que haya tenido experiencias parecidas se puede reconocer (casi todo el mundo, creo).
Es un poema muy "visceral", como las sensaciones físicas en un momento así.
No sé si tus poemas son autobiográficos o no pero si lo son, ánimo y si no, enhorabuena por la claridad y la precisión!

Curiyú dijo...

Es brutal. La imagen debajo del cuello, estremece.

Doctora Anchoa dijo...

Muy bonito. Un poquito triste, pero también la tristeza es belleza...

Taty Cascada dijo...

Brutalmente bueno el escrito, muy certero...Todos nos hemos visto y sentido alguna vez, como tú lo has descrito.
Un beso, de verdad me gustó.

Personaje de una historia de altibajos... dijo...

Y todo va tomando la forma de nuestros pensamientos. Solo depende de uno mismo hacerlo diferente.
Un saludo. Mucha suerte...

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

Huele a cierto. Sabe a pan que aun no ha endurecido.

ABEL SANTOS dijo...

Una pregunta, ¿La frase "llamo al fondo. Y me lo coge la superficie? es tuya? Porque me interesaría ponerla como cita. Hubiera preferido hacerte esta pregunta en otro tipo de mensaje, pero no ha habido forma. Un abrazo