martes, 6 de agosto de 2013

cruce

Antonio Merini






… y quizás sentándome en el cruce del continuo,
en el hueco que quede entre mi mano y el polvo de camino,
pueda atisbar si el viento viene de algún sitio o si da vueltas alrededor de mí 
misma
si hay camino o si el centro se expande en círculos de cuerdas
  - deshilachadas en las posibilidades imposibles –

y quizás fingiendo una voluntad en el estar sentada
la mano y el suelo sean el mismo giro




4 comentarios:

Tracy dijo...

¡Cuanto me alegro de leerte, en más de una ocasión he pensado en ti. Espero que hayas vuelto para quedarte. ¿no?
¡Bienvenida!

Miquel dijo...

Creo que todas las posibilidades son posibles, dado que son posibilidades.
No decaigas.
Salut

Darío dijo...

Maravilla. Estar quieto o correr, esa es la cuestión. Maravilla.

InfusionDeLotoNegro dijo...

Pronto, dentro de un par de siglos como mínimo, la teoría de cuerdas podrá explicarse con ejemplos prácticos. Entonces podremos verte a ti, a muchas tú, muchas veces por el camino, pero no será el mismo cada vez. No sé si nos servirá de mucho… Quizás se nos permita elegir. O quizás no, no sé.
Yo a veces siento un vértigo inexplicable ante tantas vueltas. Pero realmente no me he movido del sitio…

Un besazo y es un placer volver a leerte.