domingo, 15 de enero de 2012

hambre


Enneeenne


se me olvidó explicarte la cuestión de la inanición,
el hambre insaciable de palabras
la espera agónica de la mano que delimite lo abstracto


   dando palabras con las manos

con el hambre jaleando
punzando todos los músculos
y acentuando las palabras

con el hambre inagotable de ser
olvidando dónde estar



10 comentarios:

El Poeta Maldito dijo...

Sintomatizando la necesidad de expresión.

Me encantó lo simple y claro.

...jebumarï... dijo...

se me olvidó dónde estar...


gracias! hermoso

Pluma Roja dijo...

Dónde has estado. Te he extrañado.

Besos.

Emily dijo...

y cuándo

o mejor: no calmar.

Doctora Anchoa dijo...

Mientras el ser y el estar no estén de acuerdo, malo. Me has dado hambre, Elena, pero de desayuno XD.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Tus palabras tienen boca con dientes, filosos.

Belén dijo...

Hay muchas formas de pasar hambre, sin duda...

Besicos

Charcos dijo...

me gusta y mucho volver a leerte y envolverme con tus letras

Besicoss

protervidad dijo...

La inanición muscular, cuando se nos paralice la lengua al mundo por repetir todas éstas palabras...

Anónimo dijo...

¿Hasta cuándo la metamorfosis de No-Ser?