jueves, 11 de agosto de 2011

Recetario

Erika Kuhn
 


sostener la frente con las dos manos
para que el vacío no se derrame
arrasándolo todo




18 comentarios:

LuZerna dijo...

El vacío no está dentro sino alrededor.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Se puede suspirar? Suspiré y te juro, que me hacían falta dos manos para que no se derramen otros vacíos.
Lechuga! Maldita!

Noelia Palma dijo...

y la madre que te parió!!!

Pluma Roja dijo...

¡Magnífico!

Besazos mi querida escritora/poetisa.

Hasta pronto.

Emily dijo...

el cielo se cae
el vacío está fuera
nos ceamos
inunda

beso

José Alf. Tengo cita en psiquiatría. dijo...

Eso, o caer y dormir.

EMMAGUNST dijo...

Sí Lechuga, sos un tardío descubrimiento para mí, lo sé. Pero qué bien que escribís.

Magnífico! (como dice Pluma)

Saludos

emiliano dijo...

es muy bueno elena.

Maritza dijo...

Las manos que dibujó Erika parecieran dos manos extrañas,ajenas (pero no lejanas), no las propias.
Quizás eso te diga algo.

Abrazos.

TORO SALVAJE dijo...

Llegué tarde.
Estoy arrasado.

Besos.

Nagore dijo...

La fotografía le viene como anillo al dedo al texto.

Como siempre genial!!

guille dijo...

El vacio ya ha arrasado bastante.

Importante conseguir que no llegue a nuestro cerebro.

Seguir manteniendo el pensamiento independiente cuesta cada vez mas.

Laura Caro dijo...

Breve, brillante, certero, magnífico.
El vacío siempre tiende a expanderse...
Gracias por compartir, Elena.
Un abrazo.

soy... dijo...

Dices que hay que sostenerlo con las manos.

Te las quitaste de la frente... nos engañaste.

Nos asfixiaste.

Saludos.

Grace en el País de Las Maravillas dijo...

Me lo apunto para la próxima...

Leo Mercado dijo...

El vacío, al revés, es el lleno.
Yo dijo que vos sos increible, y que E.K. bueh, es.....

Carolum Art dijo...

Genial texto e ilustración, corta entrada pero muy llena nada vacía

anuar bolaños dijo...

El cuerpo, este enchape,
esta plastilina,
nos hace tangibles.

La fuerza que le da forma,
(esa que se ve a si misma
pues el alma describe al alma),
nace cristalina,
trae vocación de vitral o calidoscopio,
es transparente y se enturbia
y quiere aclararse.