miércoles, 12 de septiembre de 2012

mirando


Erika Khun


Si miro veo pupilas, y carne, y brillos y trozos.
Si me acerco más, sólo venas coloreadas de mí.
Si pego la nariz al cristal veo frío, y ridículo;
y preguntas que ya no son más que pupilas.
Y carne.
Y brillos.
Y trozos.

11 comentarios:

Tracy dijo...

¡Cuánto tiempo sin leerte!, ya tenía ganas.

InfusionDeLotoNegro dijo...

¿Que preguntas hacen tus pupilas?
:)

Miquel dijo...

Salut ...

Darío dijo...

Más cerca más preguntas...acercarse al vidrio es como leerte, Lechuga. Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

Hace tiempo no te había leído, veo que regresas con la misma genialidad.

besos.

Doctora Anchoa dijo...

Demasiado cerca... la vida es más fácil desde un pelín más lejos.

Carlos Acuña dijo...

facilista? simplista? sencillez?
me agrada el tono, bien logrados los versos, pero sigo con las preguntas del inicio, saludos

Carmen dijo...

ver, mirar, observar, parece lo mismo pero hay pequeños matices que pueden hacerte cambiar el punto de vista.
Tu poema es muy profundo con sus dobles sentidos, e insunuaciones encubiertas. Muy apropiada para reflexionar.
çUn saludo

Edu dijo...

Vuelve a mirar y dime si ves trozos o destrozos. Besos de poesia.

Carmen dijo...

Una cosa es ver, otra mirar y otra interpretar con la vista lo que ves o lo que miras.
Cada cual con sus lentes y sus experiencias.
Un saludo

Leo Mercado dijo...

Y ahí veo a la Procopio, que me ve...