jueves, 14 de abril de 2011

nu sée

miraba los ojos de los negros en los semáforos como buscando un orden que lo explicara. la esclerótica blanca sobresalía comiéndose la cara

dejaba la taza en suspenso a medio camino de la boca como si el camarero reparara en mi presencia para que me lo explicara. la saliva chorreaba desconcierto en el plato azulado

esperaba saberlo lamiendo palabras
ansiaba encontrarlo hurgando cuerpos
torcía los dientes en paciencia usada

no sabía de la voluntad férrea de la base de tu nombre
no sabía de asesinos a sangre fría escondidos tras ojos con persianas metálicas
no sabía de eternidades solubles en cacaos instantáneos
no sabía de autogénesis abortadas en fases

no sabía que no sé
no sé qué sabía

30 comentarios:

kynikos dijo...

preciosa la manera de acercarte al pasmo que acaba invadiendo dudas, certezas, y verdades que preferirías no saber... después de buscadas.
un abrazo

Maritza dijo...

Mi querida Elena: El no sé lo dice todo.
Encierra el desconcierto.

Espero que el o la protagonista de estas líneas se afirme y luzca como "flor en el desierto"...mostrando toda su belleza y soberanía, ante cualquier cosa y a pesar de ella.

Abrazos contigo.

TORO SALVAJE dijo...

Yo ya sé que no sé.
Lo he aprendido a fuerza de hostias.
Ahora disfruto de mi ignorancia que crece espléndidamente cada día.

Besos.

gonzalo dijo...

un parpadeo, como la realidad que nos agrede con sus chispazos.

Javier dijo...

Tienes toda la razón con tus gritos de horror, toda.
Yo tampoco me entero de nada, al fin me he dado cuenta.

Saludos.

Miquel dijo...

Ahhhh... desconcierta ud. a un ser deconcertadamente alerta...Alerta con el desconcierto desconciernadamente desconcertado...Al igual estamos todos conscientes...

Curiyú dijo...

No encontramos nada en ninguna parte. En ningunos ojos. A veces, una lluviecita que aplaca el fuego, nada más. Todas las preguntas están ahí, amontonadas y tapándonos la visión.

guille dijo...

Elena bien sabes que el que sabe conoce sus limitaciones y solo el ignorante se cree que lo sabe todo.

Cuestion de mundo limitado o espacios abiertos.

Me ha gustado esa taza a medio camino.

Me encanta hurgar cuerpos...se aprende.

Noe Palma dijo...

detalla el instante en el que por un momento todo podría ser certero, como el clavo que me dejaste en la nuca...
y yo sigo sin saber y mirando la taza.

te abrazo bella Elena!

Nina dijo...

¡Me encantó! Esta bueno vivir a veces de incertidumbres, de esos no sabía que no sé, no sé qué sabía. Siempre y cuando las "respuestas" se encuentren: lamiendo palabras
hurgando cuerpos.

Besote.

Tracy dijo...

"Sólo sé que no sé nada"
Yo miro la sonrisa abierta y blanca de los negritos que están en los semáforos.

Carolum Art dijo...

Genial muy potente y transgresor una oleada de carácter buscando la luz que ya de por si contiene
Un abrazo

Doctora Anchoa dijo...

Y nunca me cansaré de repetirlo: la ignorancia es una forma de auténtica felicidad.

Pluma Roja dijo...

Es mejor no saber, cuando se trata de lo que sabes.

Besos. Genial como siempre.

Leo Mercado dijo...

Noto un giro en tu tono de escritura. No sé de dónde a dónde, pero noto un giro.
No respondés comentarios, ni tenés buzón de quejas (alguna vez Maritza me pidió uno)... Cómo podríamos discutir la cuestión?
Abrazo.

Ojosnegros dijo...

No sabía que existían asesinos a sangre fría, pero ahora sí.
Un abrazo Elena.

Nameit dijo...

Si no lo has hecho ya, deberías comprar lápices de colores violeta, morado, verde azulado y rellenar formas voluminosas que parecen gotas que estallan. Escribes con la parte derecha del cerebro y me fascina. Felicidades...

DANI dijo...

Uff creo que hoy voy a tener que releerlo unas cuantas veces. No se si estoy espeso o es que es para mentes superiores :)))

Besos artista

Larisa dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=qQehIjkBV60&feature=related

JuanRa Diablo dijo...

¿Que el saber no ocupa lugar?

Pues yo lo encuentro siempre en Áuryn

Jo Grass dijo...

En ciertas ocasiones me pregunto si no viviría mejor en la ignorancia porque la incertidumbre me mata!

Besos. Cuánto me hacen disfrutar tus palabras, precisas, con la exactitud de un reloj emocional!

InfusionDeLotoNegro dijo...

A mí me gustaría quedarme babeando por algo, o por nada, de esa manera.
Pero solo me ocurre que me quedo paralizado ante ciertas cosas, en mi opinión demasiadas.

Probaría con gusto una eternidad de esas soluble en cacao instantáneo.
Con una pizca de chocolate de corazón latiente derretido por encima…

NINA dijo...

yo tampoco.

La sonrisa de Hiperión dijo...

No sabía que no se nada.... Que no sabemos un carajo!


Saludos y un abrazo.

manuespada dijo...

Un texto muy socrático, Sólo sé que no sé nada ;)

elisa...lichazul dijo...

no saber que se sabe es saber que se siente

un abrazo Elana, muchas gracias por la huella
buena semana:)

Álvaro Beltrán dijo...

Veo cuando describes y cuando escribes. El azulado precio de no creer en saber nada.

Gabriela dijo...

Gneralmente nose que sabia y cuanto se que nose.
un besico

Anónimo dijo...

Ssllora, elena, sllora...genial...como siga leyendo los títulos me invento el resto...siempre has despitao bien.
BEGINAGE

Mae Wom dijo...

La vida en suspenso...