viernes, 28 de enero de 2011

El traje

Daniel Diez Crespo


Este traje, éste; el que yo tejí.

el que hilé de dentro a fuera
con unas manos prestadas que hice mías;
el que hice de patrones con ausencias presentes ad infinitum,
el que corté con las ideas con las que reconstruí lo visto

Éste, este traje.

el que cosí con cada realidad que me aplastó
el que me probé con cada día que imaginé

Traje, éste.

que se ha hecho plástico fundido sobre mi piel
con la falsedad de lo impuesto
y la extrañeza de saberlo

cada vez más ajustado
impidiendo oxigenar la poca humanidad que queda

éste; traje éste.

no traspasa más viento
--------------------caricia
--------------------agua
--------------------llanto
--------------------sonrisa

todo resbala 
al 
usillo   

36 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Se te tatuó el traje.
Que rabia.

Besos.

Noe Palma dijo...

ese traje que se aprehende no es propio, es necesario llegar a la esencia de la cosa!! tu poesía aplasta todos esos trajes, que de vez en cuando queremos sacarnos!!

bella la escritora, bella la poesía!!

besos amiga!

✙Eurice✙ dijo...

Un poema genial!
Abrazos!

J. G. dijo...

Y no lo traje porque no quise

Niño Gusano dijo...

Estremecedor

Javier dijo...

Viento
caricia
agua
llanto
sonrisa

¡¡Esto es poesía!!

Saludos.

Miquel dijo...

Debería sacarse el traje de buzo que se ha hecho a si misma, mojarse por dentro y dejarse empapar, al igual las cosas las vería igual de negras, pero con otro sabor...salut

* Eleanor Dalí ! * dijo...

Creo que yo tengo un traje parecido *

Un beso o 2 !

NallA ZenitraM dijo...

Vaya... un traje impermeable a sentimientos y emociones... Creo que una caricia idónea del viento haría que el agua de tu llanto lavara las sonrisas para que vuelvan. Esos trajes aunque se ajusten hasta el hueso son más frágiles de lo que a veces nos gustaría. ¿O no? Somos tan distintos que parecemos idénticos, unos a otros.

anuar bolaños dijo...

Mujer,

Sí se pueden combinar Poemas y Prosa, por eso escribo POETICUENTOS.
El reto es aprender a hacerlo bien. Sigo intentándolo.

Gracias por estar tan cerca.

anuar iván.

Curiyú dijo...

Me encanta su traje. Me encantan todos los trajes que usted pergeña, sobre todo éste, éste traje, que le queda como anillo al dedo.
Pero estoy seguro, no soy un salame zalamero, que bajo el traje, éste y otros, está su mejor traje. Ese que no sólo acaricia los vientos, sino que además los crea.
Ésto, no se escribe sólo con traje. Hace falta...

Suso dijo...

Un traje que usamos cada dia más, aunque espero que sea de quita y pon, y algunos días te dejes llavar por el tacto suave de la vida. Besos

Pluma Roja dijo...

Un traje que habría que cambiarse.

Muchos besos Elena.

El Drac dijo...

A veces pienso que las apariencias tienen ya demasiadas importancias; como dicen "el traje no hace al monje"

Maritza dijo...

Quisiera decirle, no a Elena sino a la hablante de este poema que deseo que su propio traje no le ahogue. Con TODO es SU traje. Y debe durarle...muuuuuuuuuucho tiempo.
Quizás sacarlo a pasear, ventilarlo, para que el aire fresco renueve todo, todo el interior de quien lo porta.

Horizontes nuevos para la hablante.
Sueños nuevos también.

Te abrazo.

Edu dijo...

El traje te queda perfecto.
Saludos, Edu
www.elblogcensurado.blogspot.com

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Genial.
Es un escrito casi que amorfo, abstracto que a la vez tiene lo concreto para entender perfectamente.

"...el que hilé de dentro a fuera..."

Excelente.
Un abrazo cariño.
Cuidate mucho sí.
Besos.

emiliano dijo...

venía pensando en la importancia de los viajes.
y en cómo perdemos al menos un traje en cada uno.

Tracy dijo...

Un traje buenísimo.

Leo Mercado dijo...

Sacalo, sacalo. Sacalo para siempre.

SKIZO dijo...

Fabuloso
boas criações

Personaje de una historia... dijo...

El traje perfecto para hacerse daño...
Un abrazo.

RELTIH dijo...

FULLL!! VI EL AURA BROTANDO.
BESOS

El GatoPardo dijo...

Éste traje tan lleno de espeso pelaje, de bigotes y reflejos felinos...

Magnífico.

Un abrazo...

Ojosnegros dijo...

Quítate el traje.
Besos.

JuanRa Diablo dijo...

Como un guante.
Me lo quedo. Envuélvame su desnudez.

elisa...lichazul dijo...

que fuerza en tus palabras, tu traje te arropa y no te suelta
así como el que cada cual lleva y rehace a medida de sus andanzas

FELICITACIONES!!!

FELIZ FIN DE SEMANA, abrazoooo

latacones dijo...

queremos que traspasen llantos y sonrisas...

(pirataaaaa, te contesté en mi blog!).

guille dijo...

Nunca podemos desprendernos de la piel.

La vamos ¿hilando? cada dia de nuestra vida.
Nos da sensaciones.
Ante el roce del hielo, de la hierba, de las llemas de unos dedos que no son nuestros.

Algunas cosas resbalan, pero no incluyas las caricias en ese pack.
Suele ser lo que mas influye en el mantenimiento en uso. A más caricias, el traje como nuevo.
Te lo digo yo que noto como el mio se me esta envejeciendo.

Mercedes Cardona dijo...

MIS PENSAMIENTOS. MERCÉ CARDONA.

Dice, es la primera vez que visito tu casa, la encontre por pura casualiidad, y la verdad me ha gustado mucho, la he resegido toda, eres verdaderamente una poetisa.

Besos desde la distacia

Autem dijo...

Ojalá exista formula para desprenderse de ese traje...

Un tipo dijo...

Vestidos de desnudez (como la imagen).


Abrazos.

VolVoreta dijo...

Este traje, éste...el que cada uno teje, se teje...el que no le gusta a la mayoría, ése...el que me gusta a mí, y tal vez a tí, y quizás a unos cuantos; con ese traje me quedo.

Te dejo un beso, Elena.

Allan Smithee dijo...

quien de verdad teje el traje?


un abrazo, auryn

Mae Wom dijo...

Lo bueno es que al ser un traje en algún momento se puede quitar...:P

pseudosocióloga dijo...

Pues ya voy entendiéndote, todo es cuestión de tiempo y ganas.